10 preguntas al Eugenio Eduardo Gasca Pliego

Por: Augusto López

Es por esta vía que me dirijo respetuosamente a usted con la finalidad de externarle varios cuestionamientos que mi deber como ciudadano y universitario comprometido en la construcción de una mejor universidad. Ya han sido varios intentos de alumnos inconformes, inquietos, críticos y proactivos, de poder entablar un diálogo abierto con usted sobre diferentes asuntos, como respuesta primera hemos tenido que exponer nuestros cuestionamientos e inquietudes ante varios emisarios suyos en los que hemos encontrado desde un trato denigrante y violento hasta atento, pero evasor de tomar medidas puntuales para aclarar o solucionar las problemáticas expuestas.

La última de sus respuestas a través del abogado general es una amable pero fuerte medida de obstaculizar la libertad de expresión [por lo tanto deseo que sea reconsiderada a favor de la libertad de prensa], y el derecho de la comunidad a recibir información de su interés. También considero que es una respuesta que transgrede el derecho a la libertad de expresión ya que por el solo hecho de plasmar nuestro pensamiento y percepción de la realidad universitaria desde una óptica crítica al desempeño de los servidores públicos universitarios, usted nos niega el uso los medios de difusión y comunicación creados para los universitarios.

 Quiero comentar sobre su argumento final del documento  AG/1245/12, que cito a continuación:

 “Los instrumentos de comunicación con los que cuenta esta casa de estudios están abiertos a mostrar la participación de los estudiantes, profesores, investigadores y personal administrativo en las actividades institucionales, con el objetivo de preservar y acrecentar una percepción positiva de nuestra universidad.”

 De lo anterior se desprenden las siguientes interrogantes:

  1. ¿Por qué una prensa crítica no preservaría y acrecentaría la percepción positiva de la universidad pública y democrática?
  2. ¿El pensamiento crítico que promueve la UAEMEX solo aplica al exterior?
  3. ¿El no respaldar la libertad de expresión crítica al interior de la UAEMEX se traduce como un acto de mantener en lo oculto y por tanto solapar el posible mal desempeño de servidores públicos?
  4. ¿La imagen positiva de la UAEMEX está por encima de las transgresiones a los derechos humanos cometidos por los servidores públicos universitarios?
  5. ¿La imposición y decisión de promover una línea de información únicamente de logros es un acto de censura indirecta hacia el pensamiento crítico?
  6. ¿Si se construye la imagen de la universidad en una democracia simulada, no afecta la percepción positiva de nuestra universidad?
  7. ¿Por qué ejercer una prensa basada la rendición de cuentas y la transparencia priva a los universitarios del derecho de usar los medios de comunicación de la universidad, que tienen como una de sus principales razones de ser el que sean utilizados por estos?
  8. ¿La prensa crítica no contribuye al logro de nuevas y mejores formas de existencia?
  9. ¿El apoyo a la libertad de expresión universitaria queda sujeto al criterio de los funcionarios públicos universitarios?
  10. ¿La prensa crítica no es conocimiento y parte de la cultura?

 Mientras da respuesta a mis interrogantes es oportuno traer a continuación información relevante respecto al tema que aquí se trata, contenida en la Guía práctica sobre la libertad de expresión en México, [Publicada por Oficina de ARTICLE19 para México y Centroamérica] que pueden servir al lector de esta carta abierta para clarificar las interrogantes planteadas.

  ¿Qué es el derecho a la libertad de expresión? 

Es un derecho humano fundamental que consiste en la libertad de expresar, recibir y difundir las opiniones, pensamientos e informaciones por cualquier medio posible y sin limitación de fronteras y sin otro límite que no sean los derechos de tercero, la protección de la seguridad nacional, el orden, la salud o la moral pública. Estos límites deben de quedar establecidos en las leyes y no deben de quedar a criterio de los funcionarios o autoridades públicas. Este derecho abarca: la libertad de opinión, libertad de pensamiento, libertad de imprenta o prensa, el derecho a buscar y recibir información.

Existe una dimensión colectiva de la libertad de expresión: implica también un derecho colectivo a recibir cualquier información y a conocer la expresión del pensamiento ajeno.

La libertad de expresión es fundamental para la construcción de sociedades democráticas. El derecho a la libertad de expresión y derecho a la información está por encima del derecho a la privacidad respecto a la investigación y difusión de información de interés público.

Prohíbe:

I. La censura previa;

II. La imposición arbitraria de una línea de información, presiones o privilegios por parte del Estado a determinada línea informativa y la creación de obstáculos para el libre flujo informativo;

III.La colegiación obligatoria para el ejercicio periodístico, la imposición de principios como veracidad, oportunidad o imparcialidad como condición para el ejercicio de este derecho;

IV. Leyes que tengan por objeto prohibir expresiones en contra de autoridades y funcionarios públicos; y,

V. Los monopolios u oligopolios en los medios de comunicación.

Alcances:

1. Acceder a la información personal en bases de datos públicas o privadas;

2. Acceso a la información pública;

3. La actividad periodística puede ser llevada a cabo por cualquier persona; protege a las y los comunicadores sociales y a los medios de comunicación por ser pilares para el cumplimiento de este derecho.

4. Las concesiones que se otorguen en los medios de comunicación se hará con criterios democráticos que fortalezcan y no menoscaben este derecho.

 ¿Qué no es la libertad de expresión?

Toda propaganda a favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional.

  Creo firmemente que cualquier principio o fin de las universidades públicas que transgreda, obstaculice, censure o no fomente la libertad de expresión en cualquiera de sus modalidades, deben ser replanteadas con carácter de urgente, pero con imperativa urgencia aquella que se muestra como universidad con valores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s